¡Pare de sufrir!

Por Carlos Humberto Ramírez. Redacción J con D.

«Si usted quiere ser popular, predique la felicidad. Si quieres ser impopular, predique la santidad.» Vance Havner

¡Pare de sufrir!

maxresdefault

González: Falsos profetas (Christian Díaz Prado) premiada en el Festival Internacional de Cine de Morelia en 2013 por las actuaciones de Harold Torres, el protagonista, y Carlos Bardem, es una película que exhibe el lucro a través de la fe, basándose principalmente en la Iglesia Universal del Reino de Dios o más conocida como “Pare de sufrir” –proveniente de Brasil y que se fundó en México alrededor de 1992, según la información de su portal //http://universal.org.mx/quienes-somos//-, misma que ha sido investigada en múltiples ocasiones debido a los casos de fraude imputados en su contra. Enriquecimiento ilícito con el dinero de los fieles.

El filme retrata de manera seria y hasta cómica el quehacer de estas iglesias, sus prácticas, sus costumbres, su jerga y la dualidad razón-fe.

Still-30

“Tú no eres como estos indios ignorantes que vienen a rezar” expresa el personaje del pastor Elías (Carlos Bardem), en una de las frases que más me gustaron del largometraje. Aclaro, por supuesto, que no tengo pruebas personales de que tal iglesia haga esos fraudes, pero vamos a ver qué es lo que dice la Biblia en cuanto a estos temas tan controversiales.

Los de Berea.

Vayamos pues, a Hechos 17. En el versículo 10, continúa la aventura de Pablo y Silas, quienes tras haber padecido persecución en la ciudad de Tesalónica escapan hacia Berea. En la ciudad de Berea encuentran un ambiente mucho más cálido, amable; solícito en conocer la palabra de Dios. Sin embargo, lo impresionante fue que los habitantes de Berea “escudriñaban cada día las Escrituras” con el fin de comprobar lo que Pablo y Silas les predicaban.

Después de ello creyeron muchos hombres y mujeres. Sin duda alguna, ellos no deseaban  ser engañados. Abrían las Escrituras comprobando que el mensaje fuera verdadero, lo que escuchaban lo verificaban en la Biblia.

A pesar de que en la actualidad la Biblia es distribuida de diferentes maneras y de forma gratuita y accesible (celular, audio, braille, letras grandes, etc.) existe un analfabetismo bíblico.

Analfabetismo bíblico.

preaching

¿Vives de las predicas de tu pastor? El analfabetismo bíblico es la pereza por leer la Biblia y la comodidad de escuchar solamente las predicaciones, recibiendo entonces todo el mensaje disgregado o como diría mi mamá: “quieren todo peladito y a la boca”.

Esto mismo es un grave problema, ya que es el caldo de cultivo para los falsos profetas, quienes promueven una ignorancia y enseñan cosas que no vienen en la palabra de Dios. Asimismo enseñan que la Biblia solo la pueden interpretar ellos, pero lo increíble es que la gente lo cree.

Aquí es cuando entran los lobos vestidos de ovejas (Mateo 7:15-20). Recordemos cuando Troya cayó. Era una ciudad tan fuerte y fortificada que los griegos no podían enfrentarla frontalmente, por lo que idearon construir un enorme caballo de madera para obsequiarlo a sus enemigos, los troyanos. Estos últimos aceptaron el regalo pero no sabían que sus enemigos se encontraban en el estómago de aquel caballo; cuando los troyanos dormían, los griegos aprovecharon para atacar a sus enemigos, saliendo de aquel equino gigantesco.

Los falsos profetas utilizan la misma estratagema, se disfrazan de ovejas y con Biblia en mano buscan robar y abusar de las personas. El propio Jesús experimentó eso cuando Satanás lo enfrentó con la misma Escritura (Juan 4).

Falsos profetas.

Los falsos profetas hacen del evangelio una empresa, otros más, predican en distintas iglesias a cambio de cierta cantidad de dinero, estableciendo precios tarifarios y no una ofrenda voluntaria, otros incluso, se hacen ricos con su música, que en un principio buscaba adorar pero ahora es por puro dinero, se vuelven mercenarios del evangelio.

¿Cómo reconocemos a un falso profeta? No nos engañemos a nosotros mismos hermanos, 1ª de Juan 2:22 y 23 menciona:

“¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre.”.

Por lo que hay muchos hombres que dicen- a veces no de manera directa- que Jesús no es suficiente para ser salvo (Romanos 10:9), no es suficiente para tener abundancia (Romanos 10:10) sino que piden algo más.

Jesucristo advirtió acerca de estos hombres (Mateo 7:21, Marcos 13:22).

Pare de sufrir y “doctrina” de la prosperidad.

logo-pare-de-sufrir20120408

Lo anterior va ligado a la in crescendo amenaza de la doctrina de la prosperidad, misma que prolifera por su mensaje tan seductor.

La palabra prosperar viene del hebreo Tsaleaj, que significa triunfar, éxito o alcanzar el objetivo. En 2ª Crónicas 26:5 nos dice que el prosperar viene de Dios, es decir, mientras busquemos a Dios para conocerlo más y más seremos prosperados (Josué 1:8).

Sin embargo, aquella doctrina hace hincapié en el bienestar material quitando a Cristo del centro del mensaje, mismo que habla de la Salvación, del arrepentimiento de pecados y no principalmente del bienestar personal (salud, dinero, trabajo).

Jesús dijo en Lucas 12:15 que la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee; la prosperidad del cristiano es espiritual principalmente (Gálatas 5:22,23). Sí somos constantes en buscar a Dios, Él nos prosperará tanto en lo espiritual como en lo material. Es cuando Mateo 6:33 tiene cabida, “Mas buscad el Reino de Dios y su Justicia y todas estas cosas os serán añadidas”.

FDC

Pero ¡cuidado hermanos! ¿Con qué intención nos acercamos a Dios? Aquellos que van a las iglesias que anuncian el mensaje de prosperidad, de “pare de sufrir”, van con la intención de solucionar sus problemas terrenales, sus testimonios los revelan, se acercan a Dios por puro interés, y esto por su amor al dinero (1ª Timoteo 6:10). Lo irrisorio es que buscando prosperidad son despojados de lo poco que tienen. Nosotros, al contrario, debemos acercarnos a Dios con el deseo de adorarle, amarle y conocerle.

Oración en el huerto de Getsemaní

¿Pare de sufrir? La Biblia dice que el propio Jesucristo es Varón de dolores (Isaías 53:3), porque aceptó aquella “Copa” en el Getsemaní, aceptó el sacrificio de la muerte, del sufrimiento por la salvación de todos nosotros.

Reflexionemos, ¿Qué hubiera sucedido sí en ese momento que Jesús sudaba sangre su Padre le hubiera dicho: “Pare de sufrir”? ¡No habría salvación mis hermanos!

Fuimos salvos a través del sufrimiento. En consecuencia Jesús no nos ofrece un camino sin sufrimiento, más bien nos exhibe como a sentenciados (1ª Corintios 4:9-13), nos invita a que el que lo quiera seguir “tome su cruz” (Marcos 8:34).

Hoy te digo amigo, “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo” 2ª Timoteo 2:3.

Mansos pero no mensos.

En lo que concierne a nosotros, tenemos que buscar a Dios personal e individualmente –así seremos juzgados en aquel día- escudriñando las Escrituras (Juan 5:39) como los hermanos de Berea (Hechos 17:11). Como vimos en la predicación pasada, Dios no es simple, se necesita usar la razón para entender su plan de Salvación y aún más y sobretodo, se necesita acercarse a Dios de manera espiritual (1ª Corintios 2:14).

Dejemos a un lado esa paz falsa que dan los bienes materiales (Lucas 12:16.19), esa paz falsa de la religión y las tradiciones (Marcos 7:19), busquemos a Dios y examinemos la intención de nuestro corazón porque Él ya la conoce (Romanos 8:27).

La voluntad de Dios es que todos nosotros lleguemos a la santidad de Cristo, a “la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13). A Dios le interesa lo que tú eres, ¿cuánto de Jesús tienes en tú vida? ¿Cuánto te pareces a Jesucristo? ¿Eres un niño en el evangelio? (1ª Corintios 3:1 y 14:20).

Dios quiere que crezcamos, que seamos como ese varón que se deleita en su ley y la lee de día y noche (Salmos 1:2,3) y que da fruto a su tiempo.

Hoy en día, con tanta accesibilidad a la Biblia, tenemos una gran responsabilidad, el cultivarnos en ella. Los intelectuales buscan cultivar su mente, adorando al conocimiento, nosotros cultivemos nuestra santidad. De esa manera, ningún hombre podrá engañarnos porque conoceremos la voz de nuestro Señor (Juan 10:4).

Santiago 1:24 nos insta a que seamos hacedores de la palabra para que no nos olvidemos de ella, en vano nos esforzaremos si solo la leemos y no la practicamos.

No seamos ignorantes, no vivamos del evangelio (lucro), no seamos inmaduros, usemos la cabeza, sigamos el ejemplo de los hermanos de Berea y estemos alerta, Cristo viene…

YEAR_0

“Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe.” Juan 3:30

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s